La gestión de desastres naturales vista desde la empresa Eptisa, que cuenta con un largo recorrido en gestión de proyectos vinculados a esta problemática

Autores: Mª Ángeles Ramos y Fernando Mendizábal 

DSCN3944_bis

En Laos, la masiva deforestación y los efectos del cambio climático han llevado a un aumento progresivo de las inundaciones, ocasionando gran impacto social, ambiental y económico en zonas de creciente urbanización y rurales. En Camboya, las condiciones climatológicas extremas son los principales causantes de las inundaciones, provocando pérdidas de vidas humanas y graves daños agrícolas. Su control es clave para promover el desarrollo económico del país y evitar los impactos negativos sobre las poblaciones.

Mientras que las inundaciones anuales causadas por los monzones en la Península de Indochina tienen beneficios significativos, las más severas causan graves daños a las poblaciones, las infraestructuras y la agricultura, interrumpen las actividades económicas y ponen en peligro la salud humana. Ejemplo de ello son las del pasado 2008, el tifón Ketsana en 2009 y los tifones Haima y Nock-Ten, en 2011. El coste medio anual de las inundaciones en la cuenca baja del río Mekong se estima en 80 millones de euros.

En España se cuenta con una larga experiencia relacionada con la Gestión Integrada de Recursos Hídricos y ha sido apreciada y demandada por diversos países en el mundo. Haciendo de la necesidad virtud, la casuística climatológica, hídrica y de gestión del agua a lo largo de la historia y la geografía españolas han facilitado la posibilidad de compartir nuestro know how.

Desde Eptisa tenemos experiencia en Iberoamérica, Asia y África, y es importante tener muy en cuenta algunas claves a la hora de poner en valor el know-how adquirido en otros contextos. Sin duda las soluciones deben ser adaptadas a la situación social, económica y medioambiental de cada país teniendo muy en cuenta la idiosincrasia local. Para ello, la conformación de equipos de trabajo combinados con personal local aporta garantías en este sentido. Aunque son conocidos los pasos que se deben dar (gobernanza, monitorización, control, tecnología, gestión por cuencas…), las soluciones en cada caso son distintas y vienen determinadas por la adaptación al contexto.

En esta línea trabajamos en el continente asiático, donde la preocupación por los eventos extremos es cada vez mayor, no sólo por parte de los propios países, sino también por los organismos internacionales. El pasado enero, participamos en un workshop internacional en la India sobre “la gestión integrada del agua para redes de riego y gestión de avenidas”. Pudimos constatar los avances realizados en estos países, el alto nivel de implicación de las instituciones y también lo mucho que queda por hacer.

La preocupación por los eventos extremos es cada vez mayor, no sólo por parte de los propios países, sino también por los organismos internacionales.

Actualmente nos ocupamos de la gestión del riesgo de inundaciones en Laos y Camboya (Península de Indochina), que junto con Tailandia y Vietnam integran la Mekong River Commission (MRC), cuya misión es la gestión conjunta de los recursos naturales compartidos de la cuenca. Su objetivo es garantizar que el agua de la cuenca del río Mekong se gestione de la manera más eficiente posible, beneficiando a los países miembros y minimizando sus efectos nocivos sobre las personas y el medio ambiente. En Laos estamos realizado estudios detallados en las cuencas de los ríos Sebangfai y Sebanghieng, comprobando cómo les afectan los remansos producidos por las avenidas del río Mekong y en Camboya en las cuencas del río Stung Pursat y las próximas al cauce principal del Mekong, con numerosas infraestructuras hidráulicas de protección de los cultivos de arroz.

Además, estamos apoyando a la Mekong River Commission en la gestión del riesgo de inundación proponiendo mejoras para la modernización de la red hidrometeorológica, crear modelos de previsión de inundaciones y perfeccionar los sistemas de comunicaciones y de alerta que la administración debe proporcionar a la población. Aunque la información accesible para estos trabajos, su escala y precisión es inferior a la que disponemos en España, lo que dificulta su desarrollo, la colaboración con las instituciones, socios y personal local nos permite encontrar las maneras para resolver las dificultades. Sin duda desde Eptisa apreciamos la posibilidad de poner en valor la experiencia española contribuyendo técnicamente a preservar el valor medioambiental de la cuenca del río Mekong y reducir los riesgos e impactos sobre la población.

Leave a Reply