Un estudio publicado por el itdUPM analiza seis iniciativas relevantes de mejora de la redes de distribución de energía en América Latina.

Autor: itdUPM

solar-panel

El itdUPM ha publicado recientemente un estudio, realizado para el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (FOMIN/BID), en el que analiza seis iniciativas de redes de distribución de energía en América Latina.

Estas iniciativas están diseñadas para ofrecer respuestas sostenibles a la falta de acceso a energía en zonas rurales aisladas de América Latina. Así, según el Banco Mundial (2012) más de 20 millones de personas aún no tienen acceso a electricidad en este continente y unos 90 millones de personas todavía dependen de combustibles tradicionales, principalmente biomasa y queroseno (emisores de partículas de carbón en humo).

Las peculiaridades de estas iniciativas estudiadas en el informe se basan en el desarrollo de redes de distribución inclusiva, adaptadas al contexto local, y capaces de potenciar y aprovechar los recursos y las capacidades existentes en ese entorno local.

Estas redes incorporan a las poblaciones como actores en las cadenas de valor, “co-creando” oportunidades económicas y de emprendimiento, y aumentando el empoderamiento y la capacidad de organización social.

Las seis iniciativas representan diversos enfoques y soluciones al problema del acceso a la energía en zonas rurales aisladas. Además, reflejan experiencias exitosas de integración de los usuarios en la cadena de distribución de energía, a través de microfranquicias y de su incorporación en el mantenimiento del sistema.

Los seis casos también recogen experiencias relevantes sobre el uso de diversas tecnologías -lámparaS solares, cocinas mejoradas o mini-redes-, modelos de negocio -alianzas institucionales, distribución externa o microfranquicias- y financiación al usuario -microcrédito, compra a plazos, etc-.

Las seis iniciativas representan diversos enfoques y soluciones al problema del acceso a la energía en zonas rurales aisladas

Para ilustrar los hitos alcanzados, vamos a detallar brevemente a continuación los casos analizados y sus resultados.

En primer lugar, se ha estudiado el caso de ACCIONA Microenergía México (AMM), una empresa social creada en abril de 2012 por la Fundación ACCIONA Microenergía (FUNDAME) para facilitar el acceso a la energía eléctrica mediante Sistemas Fotovoltaicos Domiciliarios de Tercera Generación a hogares de poblaciones de menos de 100 habitantes sin acceso a la red eléctrica. Hasta el momento, la iniciativa ha logrado la instalación de 3.602 sistemas y su objetivo para 2016 era llegar a 7.500 equipos instalados que den servicio a 30.000 personas.

Otro caso analizado, el de la organización EnDev [1] Perú que se ha centrado en fomentar el desarrollo de un mercado de distintos servicios energéticos a través de un rol coordinador y articulador entre las administraciones públicas, la oferta privada y los potenciales usuarios. En la línea de fortalecimiento del mercado de lámparas pico-solares, EnDev Perú lleva a cabo tareas de vigilancia tecnológica, que incluyen el testeo y la selección de equipos, de asesoría a importadores y distribuidores regionales y de identificación y fortalecimiento de puntos de venta minoristas.

Tercer caso de estudio, Energética, una organización boliviana sin ánimo de lucro que viene impulsando la creación de una red de microfranquiciados dedicados a la venta de equipos de acceso a la energía, principalmente lámparas solares y otros kits solares domésticos. A través de la red de microfranquicias, se ofertan lámparas solares y kits solares de mayor tamaño de diferentes fabricantes, después de haber verificado la calidad de los mismos mediante procedimientos similares a los de Lighting Global. Energética apoya a los microfranquiciados en estimular la venta directa al usuario y las ventas institucionales, mediante acciones comerciales y acuerdos con municipios.

Iluméxico es otro caso relevante estudiado.  Esta empresa social mexicana fundada en 2010 tiene como misión proveer productos y servicios de tecnología solar a comunidades rurales y urbanas de México, facilitando el acceso a la energía a quienes no cuentan con servicio de Red Eléctrica. Cada “Ilucentro” alcanza la sostenibilidad aproximadamente entre los seis y los ocho meses de operación. A partir de ese momento, el centro llega a tener un 12-15% de margen operativo, contribuyendo también a la sostenibilidad de los servicios centrales (la matriz en Ciudad de México).

El estudio destaca también el Proyecto Minirredes, iniciativa pública “piloto” de electrificación de comunidades de difícil acceso de la región de la Amazonia brasileña a través de mini-redes fotovoltaicas. La solución implantada por el consorcio privado Guascor/Kyocera tiene dos elementos novedosos principales: Generación fotovoltaica descentralizada mediante sistemas híbridos y distribución por mini-redes. El proyecto está basado en mini-redes eléctricas con tecnología fotovoltaica y un sistema de gestión flexible ante problemas que puedan aparecer. Para reducir los costes de operación, se desarrollaron tarjetas de prepago, similares a las que se usan en telefonía celular y sistemas remotos de gestión de las mini-redes para reducir el número de visitas de técnicos desde la ciudad de Manaos.

Por último, el caso Tecnosol, una empresa nicaragüense cuyo modelo de negocio abarca el diseño, suministro, consultoría, capacitación e instalación de sistemas de energías renovables para cualquier consumo de energía y aplicación. Tecnosol ofrece financiación con préstamos a sufragar en micropagos de 15 dólares mensuales y a amortizar en un período de unos cinco años. Paralelamente a su negocio principal, apoyan el desarrollo de negocios surgidos de emprendedores de la comunidad para que puedan complementar las tareas de distribución de los productos, convirtiéndose en microdistribuidores, y llevar a cabo las tareas de mantenimiento técnico.

Descarga el informe completo en PDF: Español  English

Este artículo ha sido inicialmente publicado por el itdUPM

[1] EnDev trata de impulsar el despegue del mercado de cocinas mejoradas mediante la sensibilización de los usuarios, la capacitación de emprendedores y la certificación de modelos de cocinas.

Leave a Reply