El próximo Foro de Nueva Economía e Innovación Social analizará nuevos modelos económicos y de innovación social con el fin de dar una mejor respuesta a los problemas de la sociedad. La Unión Europea, que ya se está haciendo eco de algunas de estas propuestas, se encuentra  muy bien posicionada para impulsar los cambios.

economía circular

El mundo necesita reconsiderar sus fuentes de crecimiento y la distribución de la riqueza. Por un lado, el crecimiento, especialmente en las sociedades post-industriales, es menor y se destruye mucho empleo llegando a cotas inadmisibles de desempleo. Por otro, el sistema económico tradicional es generador de desigualdades que erosiona el propio crecimiento. El empleo debe convertirse en un objetivo prioritario de la economía. Es necesario asegurar que el aumento del PIB lleva aparejado un aumento del empleo. Esta premisa no es evidente y probablemente lo será menos en el futuro [1]. Y de poco sirve generar riqueza si ésta se queda en pocas manos, afectando negativamente a la economía [2].  Sólo así se construirán sociedades sanas, menos costosas y más sostenibles.

La Unión Europea tiene el mandato constitucional de promover la economía con enfoque social. Desde el punto de vista comercial y estratégico, la Nueva Economía es interesante para contribuir a posicionar Europa y aprovechar los cambios que se derivan de las nuevas tecnologías. Además, también la Nueva Economía es más coincidente con los valores europeos. Es oportuno recordar aquí las palabras de Robert Schumann, uno de los padres de la Unión Europea: “Por encima de cada país reconocemos cada vez más nítidamente la existencia de un bien común, superior al interés nacional, ese bien común en el que se fundamentan y confunden los intereses individuales de nuestros países”.

Es necesario reconocer que Europa está ejerciendo su rol de dinamizador de cambios estructurales. En esta línea se enmarca el ambicioso programa Horizonte 2020 para transitar a la sociedad del conocimiento y a una economía baja en carbono, las directivas relacionadas con la promoción de la responsabilidad social corporativa o la comunicación sobre la economía circular con un vasto programa de acciones para promoverla en los próximos años [3].

Pero aún hay un largo camino por recorrer. Europa está desarrollando una estrategia ambiciosa de mejora de la competitividad asociada al tránsito a la sociedad del conocimiento y de los servicios, pero puede ir más allá para orientar estos esfuerzos en la línea de las demandas por una economía más incluyente y sostenible.

Sin duda la Unión Europea, que ya está involucrada, se encuentra especialmente bien posicionada para impulsar estos cambios. Además, existen propuestas para reformar el Mercado Único que suponen una oportunidad para plantear las bases para una economía diferente [4].

Europa está desarrollando una estrategia ambiciosa de mejora de la competitividad asociada al tránsito a la sociedad del conocimiento y de los servicios,

Para avanzar en esta línea, el Comité Económico y Social Europeo colaboró recientemente en el desarrollo de un seminario que tuvo lugar en Bruselas sobre nueva economía e innovación social. En este seminario, en el que se presentó l Foro de Nueva Economía e Innovación Social (NESI Forum), se expusieron iniciativas de nueva economía y se debatieron aspectos relacionados con miembros de la Unión Europea. El encuentro pretendía contribuir al debate entre la Comisión Europea y la sociedad civil sobre cómo avanzar en hacer realidad este tipo de economía. Fue el punto de partida de un debate que continuará en Málaga (España) del 19 al 22 de abril cuando esos mismos actores (instituciones públicas y privadas, académicos y la ciudadanía) se reunirán para sentar las bases de una economía más justa, sostenible, colaborativa y centrada en las personas.

Así, en el marco del NESI Forum, se organizará el próximo 19 de Abril  una sesión titulada “Nuevos modelos económicos e innovación social: una oportunidad para una Europa mejor” para debatir sobre estas temáticas, contando con la presencia de Brenda King y Carlos Trías Pinto del Comité Económico y Social Europeo (CESE). Más detalles sobre la sesión aquí.

Tal y como expresó Georges Dassis, presidente del CESE: “Es obligación de la UE gestionar de manera eficiente la transición de Europa hacia un modelo que nos lleve al crecimiento económico sostenible – el único tipo de crecimiento posible en un planeta sobreexplotado como el nuestro. El CESE usará sus fuertes conexiones con la sociedad civil para asegurar que este cambio de paradigma tiene lugar de la manera más exitosa posible.”

 

[1] Según J. Rifkin

[2] Según Stiglitz en ”La brecha de la desigualdad” los aumentos de las rentas altas tienen un impacto menor en el consumo que el aumento de las rentas medias y bajas. El problema no es la desigualdad que siempre existirá sino una desigualdad desproporcionada.

[3] La Comisión Europea ha adoptado el 2 de diciembre de 2015 un ambicioso nuevo paquete para impulsar la transición de Europa hacia una economía circular.

[4] Ver Comunicación de la Comisión del 28 de octubre de 2015: “Upgrading de Single Market: more opportunities for people and business”.

Leave a Reply