El Programa Nacional de Ahorros de Agua para Irrigación (PNEEI) supone una mejora significativa de la eficiencia del sistema de riego destinado a la agricultura, contribuyendo a la resiliencia del país frente al cambio climático.

Autor: Yvan Castaigne

Plan Maroc Vert

La agricultura de regadío marroquí representa el 45 % del valor agregado, el 50 % del empleo rural y el 75 % de las exportaciones agrícolas del país.  En 2008, Marruecos inició, dentro de su “Plan Nacional Marruecos Verde” (Plan Maroc Vert), un programa de ahorro y optimización del agua de riego para pequeños regantes que siguen explotando sistemas colectivos anticuados e ineficientes de riego gravitatorio o aspersivo. Además de su falta de eficacia, estos sistemas presentan serias lagunas en cuanto a eficiencia energética, y contribuyen al derroche de agua en un país que sufre importantes episodios de sequía.

En el marco del Fondo Euro-Mediterráneo de Inversiones y Asociación (FEMIP), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) otorgó en 2012 un préstamo de 42,5 M€ al Reino de Marruecos para modernizar las infraestructuras hidráulicas de 21.000 hectáreas de regadíos colectivos existentes y convertirlos en riego por goteo beneficiando a 7.800 agricultores. Con este Programa, Marruecos está convirtiendo 220.000 hectáreas al goteo en 9 regiones con infraestructuras colectivas de distribución del agua de riego obsoletas.

En apoyo a este préstamo, la Unión Europea facilitó, mediante una donación, una asistencia técnica al Ministerio de Agricultura y Pesca Marítima para apoyar el uso de esas inversiones en las tres zonas beneficiarias del proyecto [1]: Gharb, Haouz y Souss-Massa presentando problemáticas sociales, ambientales y técnicas de riego muy distintas.

Se partió de un análisis sectorial que permitió identificar varias restricciones al desarrollo de la agricultura marroquí a las que el programa tuvo que dar respuesta, entre ellas: la escasez  de los recursos de agua, la falta de eficiencia de los sistemas de riego y la debilidad de competencias técnicas en las explotaciones agrícolas familiares.  Además, se constató una infravaloración de las aguas de superficie y subterráneas por la poca eficiencia del sistema de irrigación, suponiendo una falta de aprovechamiento de recursos muy valiosos.

Globalmente, la realización de las obras hidráulicas entre la captación del agua (río, embalse, o aguas subterráneas) y la acometida en la entrada de cada parcela se ha evidenciado como la parte del proyecto más fácil de ejecutar, dado que se trata de una actividad técnica.  Sin embargo, el trabajo destinado a movilizar a los agricultores y apoyarles para seleccionar, adquirir, instalar y gestionar sus equipos de goteo (la ingeniería social) se ha requerido mucho más tiempo y esfuerzos de lo anticipado en la planificación inicial.

y sin duda el fortalecimiento de comunidades de regantes autónomas para el manejo bien organizado de los escasos recursos de agua es la garantía de una mejor producción agrícola utilizando menos agua.

El programa llevado a cabo en Marruecos destaca por dos principales contribuciones. La primera tiene que ver con la modernización de las infraestructuras que tiene repercusiones directas en la eficiencia y sostenibilidad del sistema productivo, con el impacto económico que conllevan.

La mejora del sistema de riego tiene como consecuencia directa la reducción de consumo de agua.

La segunda contribución importante del programa es su impacto a nivel medioambiental, ya que la mejora del sistema de riego tiene como consecuencia directa la reducción de consumo de agua, que es uno de los mayores condicionantes al que se enfrenta la agricultura marroquí. En este contexto, el Programa PNEEI supone un avance importante en el proceso de optimización de recursos con consecuencias directas en el desarrollo del sector agrícola.

En 2016, la tasa de crecimiento de Marruecos ha disminuido drásticamente, pasando del 4,5% (en el año 2015) al 1,6%. Esta brusca caída se debe a una fuerte reducción del valor añadido agrícola, provocado por una importante sequía en el año 2016, que ha resultado ser el más seco de los últimos 30 años.

Episodios de este tipo, que reflejan el impacto del cambio climático, tendrán menos consecuencias con programas como el PNEEI que hacen realidad un sistema de riego más eficiente en Marruecos.

 

[1] El servicio de asistencia técnica está facilitado por la empresa Eptisa.

Leave a Reply