Un estudio realizado por la AECID analiza el papel de las empresas españolas en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en América Latina

Autora: Mélanie Romat

Empresa y desarrollo

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados durante la Cumbre de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en Septiembre 2015, han representado un hito en términos de compromisos por el desarrollo, con potencial para orientar  las políticas públicas de todos los países signatarios para el periodo 2015-2030.

Si bien estos nuevos objetivos dan continuidad a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, aportan también un elemento novedoso: el papel crucial de la empresa privada para poder cumplir los objetivos fijados, enmarcado en el Objetivo 17.

Con el fin de identificar en qué medida la empresa puede contribuir al cumplimiento de los ODS, la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID) ha realizado, con el apoyo de Forética, un Estudio sobre la contribución de la Empresa a la Agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El trabajo se ha ejecutado con 3 objetivos principales: establecer una metodología para la integración de la sostenibilidad en los modelos de negocio, ayudar a las empresas para que integren la sostenibilidad en sus operaciones, alinear la contribución de las empresas españolas con los objetivos de desarrollo de los países de destino.

Para llevar a cabo el estudio, se han seleccionado 7 países de la región (Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Paraguay, Perú, República Dominicana) considerados como prioritarios por formar parte del Plan Director de la Cooperación Española, en los que se ha estudiado detenidamente el nivel de avance de cada uno de los ODS. En cada uno de estos 7 países, se ha analizado la presencia empresarial española y el papel que está teniendo, o que podría llegar a tener para la consecución de los ODS. Siguiendo esta metodología, ha sido posible establecer áreas de mejora y sectores prioritarios para cada país.

En cada uno de estos 7 países, se ha analizado la presencia empresarial española y el papel que está teniendo para la consecución de los ODS.

A modo de ejemplo, podemos hablar de Guatemala, un país que presenta una situación de extrema desigualdad [1] pero que ha expresado su compromiso con el desarrollo con la ratificación de los ODM en el año 2000 y a través de su “Plan Nacional de Desarrollo K’atun: Nuestra Guatemala 2032”.

En esta línea, los esfuerzos del país han permitido alcanzar una mejora significativa en los ODS 13 (Acción por el clima), 6 (Agua limpia y saneamiento) y 11 (Ciudades y comunidades sostenibles). No obstante, 3 ODS siguen a la cola, presentando un retraso importante en su posible consecución: el ODS 12 (Producción y consumo responsables), el 9 (Industria, innovación e infraestructura) y el 17 (Alianzas para lograr los objetivos).

Teniendo en cuenta que las empresas españolas en Guatemala pertenecen a tres sectores principales (Industria Manufacturera, Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas, e Información y Comunicaciones) el estudio delinea unas recomendaciones para que puedan desarrollar su negocio en el país de forma más sostenible y contribuir de esta forma a la consecución de los ODS menos adelantados. En el caso de Guatemala, se recomienda por ejemplo que las empresas tengan en cuenta el ODS 12 a la hora de gestionar sus procesos productivos, a través de su cadena de suministro o impulsando el consumo sostenible mediante la sensibilización social. Se recomienda igualmente la preparación de informes de sostenibilidad para fomentar la integración de la responsabilidad social en el tejido empresarial local.

Además de este análisis pormenorizado por países, el estudio ofrece una herramienta muy valiosa en forma de guía, examinando la importancia de cada uno de los ODS y explicando en cada caso de qué forma puede actuar la empresa para apoyar su cumplimiento. Además, cada Objetivo está asociado a una serie de herramientas que puedan servir de apoyo en este sentido.

El informe, que se presentó oficialmente el pasado 30 de Mayo en la sede de la AECID, representa una herramienta muy útil para que las empresas de la península puedan integrar la noción de desarrollo a su modelo de negocio.

En este proceso, la cuestión de la medición es otro factor clave, y es fundamental poder basarla en indicadores claros que permitan saber con precisión donde nos posicionamos y el camino que queda por recorrer.

El sector privado tiene mucho que aportar en términos de desarrollo y es primordial que las empresas estén informadas y dispongan de instrumentos para poder actuar. El estudio de la AECID es uno de ellos y esperemos que reciba la atención que se merece para llevar a cabo el cambio. Si bien, más allá de los instrumentos, todo depende de la voluntad corporativa para querer hacer una contribución efectiva a este desafío mundial que supone la consecución de los ODS.

[1] El índice Gini del país es de 0,487

Leave a Reply